“El gas natural busca su hueco en la transición energética global hacia una sociedad baja en carbono, en especial con la inyección de gas de origen renovable en su infraestructura. Es una pieza del puzle en la propuesta del Gobierno socialista, que pretende ir cerrando las plantas de carbón, las nucleares y ser tecnología de apoyo a las renovables”.

Puedes leer el artículo completo aquí.

Fuente: Cinco Días -Suplemento Entorno

Deja una respuesta