[:es]
La movilidad en la ciudad de València se ha convertido durante la legislatura en uno de los ejes centrales de debate en la ciudad. La intención es conseguir una ciudad más sostenible y más limpia para los ciudadanos en la que se disminuya la contaminación del aire cuyo efectocausa muertes prematuras entre la población además de enfermedades respiratorias. “El Gobierno de La Nau entiende la movilidad de una forma diferente a la anterior administración”, señalaba este martes el alcalde de València, Joan Ribó, en un desayuno organizado por Valencia Plaza y Gas Natural Cegás en el Hotel SH Valencia Palace.
Bajo el título “Movilidad Sostenible y Calidad del Aire en Valencia y ámbito metropolitano”, el alcalde de València, Joan Ribó, el concejal de Movilidad Sostenible, Giussepe Grezzi, la directora de Gas Natural Cegas, Celestina López, el alcalde de Xirivella, Ricard Barberá, la directora del área de Medioambiente de Divalterra, Soledad Torija Urbano, y el gerente de la EMT, Josep Enric García, reflexionaron sobre la ciudad sostenible, las medidas tomadas por la administración y la presencia del vehículo de gas natural en la ciudad y el área metropolitana.
Ribó señaló el anterior modelo urbano como insostenible e insistió en la necesidad de disfrutar la ciudad a escala humana y de una forma más segura. “Los anteriores gobernantes no dieron ni un paso para cumplir sus compromisos con la movilidad”, lamentaba. Desde que empezara la legislatura, el consistorio ha emprendido un camino hacia la sostenibilidad con la intención de recuperar el espacio para los ciudadanos, dignificar los recorridos de peatones y reforzar el transporte público como la EMT.
A pesar de que la intención es reducir el uso del transporte privado en la ciudad, el concejal de Movilidad Sostenible, Giussepe Grezzi, reconocía que gran parte de los desplazamientos metropolitanos con València siguen realizándose en coche, concretamente un 75%. Dentro de esta necesidad de los usuarios de utilizar el transporte privado, Celestina López, directora de Gas Natural Cegas, señalaba el vehículo de gas natural como una fórmula para aminorar las emisiones. “El gas natural es una energía limpia y se ha calificado como el mejor puente con las renovables”, destacaba, algo que también suscribió el alcalde Joan Ribó.
“Tenemos la enorme fortuna en la ciudad de València de disponer de una red de gas natural que permite ser utilizado en los consumos domésticos pero también para la movilidad”, destacaba López. Entre las ventajas se encuentra la reducción de un 40% las emisiones de C02 respecto al gasóleo, un 98% el dióxido de azufre y un 60% el dióxido de nitrógeno. En España la utilización de vehículos de gas natural todavía es reducida, aunque en crecimiento ,y con una incidencia importante en algunas flotas de transporte municipal, interurbano y servicios municipales de recogida de basura.
Según cifras de Gasnam (Asociación Ibérica de Gas Natural para la Movilidad), las matriculaciones de vehículos propulsados con gas natural aumentaron un 133% en 2016 en España, hasta el punto de que a cierre de 2016 circulaban más de 6.100 vehículos de este tipo. De éstos, casi  1.700 eran vehículos ligeros y más de 4.200, vehículos pesados de transporte, como autobuses o camiones. Pero, ¿por qué hasta ahora no ha tenido una gran penetración?
Hasta hace relativamente poco, la normativa española solo permitía a los taxis utilizar este tipo de vehículos. A esto, se suma la falta de ‘gasineras’ públicas en la Comunitat para poder repostar combustible, ya que solo hay cuatro. A su favor, la bonificación del 75% del impuesto de circulación en la ciudad de València para vehículos de gas natural que se aprobó en septiembre del año pasado.
La apuesta de València por el vehículo de gas natural 
Grezzi defendió que todas las políticas realizadas como la peatonalización de La Lonja o Las Torres de Serrano ya estaban recogidas en el Plan de Movilidad del año 2013, pero no se habían ejecutado. De hecho, recordó que la anterior corporación apoyó un acuerdo de reducción de un 20% de las emisiones hasta 2020 mientras que ahora se han firmado reducciones de un 40% para 2030. “Lo más importante es que queremos restar protagonismo al vehículo privado y que se use cuando no haya más remedio y por ello hemos hecho un plan de mejora de todas las líneas de la EMT”.
De hecho, según explicó el gerente de la EMT, Josep Enric García, la flota de vehículos de transporte de la EMT cuenta con 70 vehículos impulsados con gas natural. Además, este año ha adquirido dos vehículos híbridos aunque García lamentó que no se dispongan de híbridos de eléctricos y gas natural en contraposición al diesel.
Por lo que se refiere al transporte por carretera existen empresas punteras de la Comunitat Valenciana como Transnugón o Transportes Monfort, que desde hace varios años han apostado por un transporte sostenible con gas natural. La directora general de Gas Natural Cegas también destacaba de Consum incorporó el año pasado a su flota nueve camiones a gas natural para implantar una línea de transporte ecológica para el reparto a sus tiendas.
Algunos ayuntamientos de la Comunitat, como el de Xirivella también han incluido camiones de gas natural en la recogida de los residuos sólidos urbanos. “En este sentido, la incorporación sobre el tipo de energía en los pliegos de condiciones de las administraciones resulta clave”, destacaba López.
En total, el parque de vehículos de gas natural de València y área metropolitana es de alrededor 250 vehículos, aunque todavía lejos de otras ciudades españolas. Según datos de Gas Natural Cegas, su ahorro económico es del 50% frente a la gasolina y del 30% frente al diesel. Con 20  euros de combustible, es posible recorrer 275 km con gasolina, 375 km con gasóil y 555 km con gas natural. A la pregunta a Ribó de si se plantearía una restricción de coches a la ciudad por tipo de combustible aseguró que ojalá se pudiera, pero que de momento esta decisión se encuentra limitada por la legislación española.
La necesidad de conectar el área metropolitana
Por otro lado, el alcalde de Xirivella criticó que la ciudad de València todavía sigue teniendo un diseño radial de la ciudad en cuanto a transporte. “Xirivella, Alaquàs y Aldaia reclamamos un mejor transporte y somos uno de los peores comunicados”, insistía. “No tenemos Metro y tardará mucho en llegar pero además tenemos unas líneas deficitarias con unas concesiones de autobús caducadas”.
Soledad Torija Urbano, directora del área de Medioambiente de Divalterra, señaló su preocupación por los municipios de menos de 3.000 habitantes y destacó que en 2016 se presentó el pacto a los municipios de las provincias. “Se hace la foto actual del municipio, el inventario de los gases de efecto invernadero,  se vela vulnerabilidad del municipio, se determina qué acciones se pueden sugerir a los ayuntamientos y por último se hace una adaptación para evitar el cambio climático”, detalló.
Fuente: valenciaplaza.com[:]

Deja una respuesta