SEDIGAS y GASNAM reivindican, por sus ventajas medioambientales, el uso del gas en el transporte

En el contexto de la Semana Europea de la Movilidad (SEM)

  • El gas natural reduce las emisiones CO2 y mejora la calidad del aire con soluciones reales y accesibles en el mercado
  • Para maximizar la aportación del gas natural vehicular en la lucha del cambio climático es imprescindible impulsar medidas para desarrollar la infraestructura de repostaje y su logística
  • Se debe intensificar estos esfuerzos en segmentos de alto impacto como el transporte pesado por carretera y viajeros de media distancia

21 de septiembre de 2017. El Ministerio de Energía ha lanzado recientemente la consulta pública sobre el proyecto de Real Decreto que pretende establecer objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero durante el ciclo de vida de los combustibles y la energía suministrados en el transporte.

SEDIGAS, la Asociación Española del Gas, junto con GASNAM, Asociación Ibérica del Gas Natural para la Movilidad, han respondido que “para una reducción inmediata de los gases de efecto invernadero (GEI), una vía tecnológicamente consolidada, madura y disponible es la utilización en mayor escala del gas natural (GNC y GNL) en la movilidad”.

WtW. El gas natural reduce las emisiones GEI en un 23% comparado con la gasolina y en un 7% comparado con el diesel

La penetración del gas natural reduce emisiones en el transporte con soluciones reales y accesibles en el mercado.  Si queremos establecer objetivos de reducción de emisiones en el transporte que tengan un impacto inmediato, “es imprescindible trabajar y poner los medios necesarios, a través de un amplio plan nacional de desarrollo del parque automovilístico, y en particular del uso profesional de los vehículos GNC y GNL, que sustituyan una parte significativa de los que actualmente utilizan derivados del petróleo”, afirman ambas asociaciones.

Y continúan que “se deberían intensificar estos esfuerzos en segmentos de alto impacto como el transporte pesado por carretera y viajeros de media distancia, apoyados por el sector  marítimo y donde sea posible el ferrocarril (líneas no electrificadas)”.

La creación de un parque significativo de vehículos de gas natural, que ya de por sí representará una reducción del 17% de los GEI contra los derivados del petróleo, abre además la vía del uso del biometano, el gas natural sintético y el hidrógeno, con sus consiguientes e importantes aportaciones en la reducción de los GEI.

En el transporte pesado por carretera, los beneficios del gas natural sobre el diesel son del 16% (GNC) y del 15% en el GNL.

“El gas tiene que jugar un papel clave por lo que es imprescindible impulsar medidas para desarrollar la infraestructura de repostaje y su logística en todos los segmentos del transporte”, concluyen.

 

El gas es la apuesta clara para un transporte sostenible

Durante estos días se celebra en Europa la Semana de la Movilidad fomentando formas de transporte más limpias. En éste sentido, la Comisaria europea de Transporte, Violeta Bulc, ha establecido cuatro áreas prioritarias: innovación, digitalización, descarbonización y ciudadanía. Si hablamos de éstos cuatro pilares, el gas en el transporte emerge como la perfecta solución.

También ha coincidido con la ruta ibérica de la undécima edición del Rally GNL Blue Corridor Iberia-Baltia en la que ha participado GASNAM. Varios vehículos, tanto pesados como ligeros recorrerán los 5.700 km que separan Lisboa (Portugal) de San Petersburgo (Rusia) atravesando 9 países europeos a lo largo de 18 días. Reste rally pone de manifiesto las amplias posibilidades del GNL como única alternativa existente a los combustibles tradicionales en el transporte pesado por carretera y en el transporte marítimo.

Las características de disponibilidad, fiabilidad y economía de compra, bajo mantenimiento y total reciclabilidad de los vehículos con gas natural son bien conocidas. La tecnología está madura, es asequible para el ciudadano, segura, y está preparada para una rápida y fuerte contribución para el desafío del transporte gracias a ser el único combustible no derivado del petróleo capaz de ofrecer una alternativa en cualquier tipo de movilidad terrestre y marítima.

 

El gas natural, una de las soluciones más eficientes para luchar contra el cambio climático

Por otra parte, las emisiones  GEI del transporte representan en España el 24% de las totales, de las cuales al transporte de pasajeros por carretera le corresponden 66%, al de mercancías el 28% y a la suma del transporte aéreo, ferrocarril y marítimo el 6%.

El gas natural es una de las soluciones más eficientes para luchar contra el cambio climático. Su utilización en sectores como el transporte le lleva a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 23% comparadas con la gasolina y en un 7% comparadas con el diésel. En los camiones y autobuses, los beneficios frente al diésel son de un 16% con GNC (Gas Natural Comprimido) y de un 15% en el caso del GNL (Gas Natural Licuado). En ambos casos las emisiones son las asociadas a toda la cadena de suministro del gas (-WTW- Well to Wheel). En cuanto al sector marítimo, los beneficios globales (-WTP-Well to propeller) alcanzan un 21% comparados con el tradicional HFO (Heavy fuel oil).

Éstos datos son los expuestos por el Estudio  “Greenhouse Gas Intensity of Natural Gas” de la Asociación NGVA Europe, confirmando de ésta manera que el uso del gas natural como combustible es la solución más eficiente, disponible y económica contra el cambio climático, mejorando también la calidad del aire en las ciudades por sus emisiones Casi Cero de NO2 y partículas. Gracias a sus dos variantes en GNC o GNL, el gas natural satisface la demanda de los diferentes tipos de transporte, desde turismos, servicios públicos urbanos, furgones y camiones ligeros de distribución hasta camiones pesados de larga distancia, sin olvidar el transporte marítimo y ferroviario, consiguiendo una importante reducción en las emisiones de carácter tanto global como local.

Fuente: Sedigas / GASNAM.